martes, 30 de octubre de 2007

Donde paran ellos, paramos todos!

Ruta... larga, aburrida, monótona, verde, llena de baches... Alguna que otra vaca por acá y por allá... Pueblos que se suceden como en un collar de cuentas, todos iguales, igual de aburridos que las rutas.
De pronto, tenemos hambre... mucho hambre, producto también del aburrimiento de la ruta. Los peores augurios y desconfianzas nos asaltan... donde paramos? será fresco? será comible? Nos debatimos entre quedarnos en esa ruta, como en el libro de Cortazar, o adentrarnos en algún pueblito... Entre devorar un cargamento de galletitas y sandwich de miga de las estaciones de servicio (mustios y carísimos!) O arriesgarnos a pasarla mal, y comer horrible, llevarnos una acidez terrible y encima sobrellevar peor aún la agonía de la ruta.
Pero de pronto, las dudas se despejan, la angustia desaparece, y el cielo se abre en un canto de ángeles gordos! Ahí, al costado de la ruta, un montón de camiones estacionados, nos señalan el lugar exacto donde debemos parar. A no dudarlo! Si ellos paran, nosotros debemos hacer lo mismo!
Recuerdo una vuelta desde Santa Fé, grandes paradores desangelados, donde el agua para el mate tenía el precio de la Evian edición limitada. Y de pronto, un ranchito, que casi no se veía detrás de la fila de bólidos, allí enfilamos derecho... comimos unas pastas caseras totalmente memorables y con un estofado espectacular!!! Hoy, ruta a Junín... desolación... de pronto, gran parrilla, muchos camiones: comimos bárbaro! La carne tenía un punto buenísimo, todo era fresquísimo y las gaseosas, obvio, son de litro y medio.
Estos lugares son semi familiares, y como no podía ser de otra manera, los precios son módicos y las porciones abundantes... es lógico! Tienen un público exigente y conocedor!

6 comentarios:

  1. No habria que olvidar un parador con todas las letras en Choele Choel, Rio negro donde uno puede comer una simple milanesa como degustar un pato a la naranja......

    ResponderEliminar
  2. jajajajajaja Ogost! nunca me voy a olvidar de lo "casualidoso" de encontrarme a un gran amigo en un páramo desolado y ardiente... De la comida no me acuerdo, pero si de la sorpresa! jajajaja

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. "La mediocridad, para algunos es normal
    la locura es poder ver más allá"

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario... lo q hay q tener claro, es no menospreciar las elecciones de las masas! ;)

    besos

    ResponderEliminar
  5. No entiendo la frase de sp (además debe estar mal la sintaxis).
    Recuerdo muy bien en el Pueblo de Federación (al que no recuerdo tan bien) que al llegar al puesto de info turistica preguntamos por lugares para comer y nos diferenciaron: Restaurantes y Comedores (no confundir con comederos). Estos últimos son casas de familia que acondicionaron un living grande o patio y ponen cinco o seis mesas y comparten la comida que ellos comen y un par de platos mas para tener algun ingreso extra. Particularmente tuve que tirar una remera que dio cuenta de un tuco "pulsudo" y otra ocasión en que pido pollo con patas y me viene casi medio pollo! No tienen nombre, son baratos, los parroquianos saben donde están. Guardan la gracia de un chiste para pocos (como el comentario de la blogger y Ogost).

    ResponderEliminar
  6. La frase de SP, la discutó con él... perosigue siendo dudosa, sep.
    El chiste para pocos... cuento la historia, en medio de unas vacaciones de esas de recorrer miles de km (nosotros en un 147 a gas... imaginense el humor) entramos a un parador en l único pueblo en millones de km. a la redonda... en eso, me saludan de una mesa y era él! un ode is mejores amigos ,tstigo de mi casamiento!!! En dia laboral, en Choele Choel.... fue tanta la sorpresa q casi me infarto! jajajaja
    Lo de los restòs puertas abiertas, es muy divertido, me encantaría tener un proyecto en esa línea, mas abajo de este post, hay uno de "tipo casa".

    Besos

    ResponderEliminar