jueves, 29 de noviembre de 2007

Miel


Oro rubio, manjar de los dioses. Producto de la libación de las abejas melíferas, su composición varía mucho, de acuerdo a la planta que de origen a la libación, desde flores hasta eucalipto, todas tendrán colores y sabores diferentes.
Los egipcios la explotaban mas o menos como la conocemos actualmente, la usaban medicinalmente, como ofrenda a los Dioses y para embalsamar los cadáveres. Tenían un sistema rotativo por todo el reino, para mantener siempre pareja la producción.
Hasta la llegada de la caña de azúcar proveniente de las Américas era prácticamente el único endulzante que se conocía en Europa. Fue fruto de saqueos por parte de los moros y luego de la reconquista española, se organizaron en hermandades para defender este producto de los bándalos, que la traficaban a África. Luego, pasó a ser dominio de monjes y abadías, como el queso y el vino, producto nombrado en la Biblia, siempre tuvo un halo divino.
Tener en cuenta que puede ser portadora de botulismo, por lo tanto, no se recomienda su administración a menores de 2 años.
La miel en estado puro, tiende a cristalizarce, no afectando en modo alguno los valores nutricionales del producto, aunque si, su textura en la boca. Lo que si nos indica este proceso es que estamos ante mieles de excelente calidad, que no han sido adulteradas por ningún medio, es reversible, llevando el frasco a baño María.
La miel puede provocar alergia, debido a la presencia de polen en su composición. Tiene un gran valor nutricional y es muy calórica, por ser casi todo azúcares, para los diabéticos es recomendable por sobre el azúcar, porque tiene mas fructosa que glucosa. Es un gran alimento para los deportistas, pues contiene minerales esenciales y es de buena metabolización.
Debe conservarse en lugar fresco y seco, no tiene fecha de vencimiento desde el punto de vista bromatológico, pues por su poca actividad de agua y enormes concentraciones de azúcar, es segura. Pueden si, modificarse sus características organolépticas.

2 comentarios:

  1. Tenía un tío en Villa General Belgrano (Cordoba) que tenía colomenas.
    Imaginense el aroma de esa miel!!!!, poleo, peperina,aromo,etc.
    Recuerdo la epoca de la cosecha en que ponía los trozos de panal en una centrifughadora para extraer la miel...y yo chupeteaba los restos luego del proceso. Miel mas pura imposible jajaja

    ResponderEliminar
  2. Esos son recuerdos de infancia eh!!! Nada de niño de departamento!!!

    Besos

    ResponderEliminar