domingo, 11 de mayo de 2008

Primavera Trujillana


Con estilo colonial, uno podría pasar por la puerta mil veces, antes de descubrirlo. Pequeño, simpático, soleado, un rinconcito de Perú a pasitos del barrio chino. Atendido por su dueña, cada detalle es cálido. Es en realidad, la cochera y el living de una casa, unidos y convertidos de comedor en pequeño y simpático restó. Muy pulcro, transmite tranquilidad, sabiendo que muchos platos de la carta se sirven crudos.
El servicio es amabílisimo, siempre la sonrisa, siempre la anticipación, sea para ofrecer picante, para reponer un cubierto, para alcanzar algo que se pidió, nunca llegamos a buscarlo con la mirada, porque se materializaba de la nada, al lado nuestro.
La carta es un paseo por la gastronomía típica peruana, con entradas, calientes, pescados, guisos, sopas y demases. Los fines de semana platos especiales y chicha morada... por favor! en la semana tambien!!! Pedimos, tequeños ($10 pequeños arrolladitos fritos rellenos con queso de cabra, acompañados con palta, de masa parecida a los wam-tam, sabrosos y crocantes) tiradito con crema de rocoto ($20, lenguado cortado como para sashimi, marinado con las especies típicas, cebolla y rocoto, y una crema de rocot por encima... increible! miramos para todos lados, y aprovechamos a mojar el pancito, irressitible y fresquisimo) . Como principales, fuimos por la Jalea mixta ($22, una fuente impecable de pescados fritos, rabas, langostinos turgentes y mejillones con gusto a agua cristalina, todo frito, con un grado de perfección, que se podría haber apoyado en un pañuelo banco, sin que se produjera la más mínima mancha. Acompañado de papas, tomates y limón) También un chupe de langostinos de un tamaño muy importante y con un sabor delicioso, en un cazuela muy generosa, con arroz ($25). El picante, a no perderselo, tiene semillitas de maracuyá, y un dejo fresco en boca que es un placer absoluto. La carta de postres, es la típica, con suspiro limeño, 3 leches y demases.
A la cuenta, la dueña se acerca a ver que tan buena fue la experiencia, le comentamos que buenisima, y se puso orgullosa, como buena cocinera de ley.

Mi puntaje: 8

Roosevelt y Montañeses. 4706-1218

5 comentarios:

  1. Buenísima la experiencia!!! Fui con muuuuuuuchas espectativas y la verdad es que no salí defraudada.
    Todo delicioso, absolutamente todo, y la verdad la atención excelente, nos re mimaron, como lo haría la abuela.
    Lo unico es que te vas con un poco de olor a comida ya a 5 metros del local lo percibis. Creo q es lo unico que le podemos reprochar.
    Nunca nos faltí el hielo, o el limón, cambiaron todas las veces que necesitamos los platos, impecable. Definitivamente voy a volver!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué buen dato para tener en cuenta. La verdad que mi anterior experiencia no había sido buena. Me reconcilié con Chan Chan (atrás del Palacio Barolo). Me encantó el ceviche y el gusto que le da el cilantro a todo.
    Leo siempre aunque no acompañe con los comentarios.
    Besote

    ResponderEliminar
  3. Te vaa encantar! yote conozco los gustos! cuando quiera,s vamso de a 4 :)

    besotes

    ResponderEliminar
  4. Comparto con Urs lo de la ansiedad de la previa, y lo de no salir defraudadas luego. Absolutamente deliciosa la experiencia: la comida una delicia, fresca, los sabores justos y abundante; el servicio, esmerado y gentil. Totalmente recomendable y para repetir.
    (Si vuelvo sin Trix, voy a tener que imprimir este post, porque nunca supe qué pedimos, sólo lo disfruté... es que ella lo hace taaaan bien, que no da ni mirar la carta ;) )
    Besos, felicitaciones por el review. Como siempre, justísimo

    Reinis

    ResponderEliminar
  5. Yo me re acuerdo de los platos, lo que nunca voy a saber a menos que me desazne tRIX que es la crema de rocoto, estaba buenisima pero no sé de que se trata jaja

    ResponderEliminar