domingo, 6 de abril de 2008

Comprar o no comprar....

Fuimos testigos de 20 dias de paro y cortes de ruta... con el consiguiente perjuicio para los usuarios, para las amas de casa, para los comensales... para todos.
Fuimos a almorzar a Palermo, pedimos agua con gas... no hay! Hechale la culpa al paro. No se consigue carne... hechale la culpa al paro. Nos quieren vender pollos podridos? hechale la culpa al paro...
Estaremos en presencia de vivillos, supermercadistas jodidos, con las cámaras llenas de colitas de cuadril, esperando a salir al mercado en estos días $10 mas caras? seguramente! Gastronómicos dejados, que no controlan su stock y aprovisionamiento? Seguramente...
Que hacer? desesperar? Llevarnos por las dudas esas 3 botellas de aceite a precio de oro, que nos sugieren ?(subliminalmente, cuando te dicen "solo 3 por persona" agarrás las 3, no sea cosa que sea la última coca cola del desierto) Comprar cosas en mal estado, de mala calidad, solo por si terminamos siendo la Cuba de Castro?
NO! NO! y NO! no hay que ceder a las presiones, ni los unos ni los otros! NO hay que comprar, si aumenta, NO comprar! Si es de mala calidad NO comprar! Si está en falta, NO comprar! No nos vamos a morir en semana santa sin pescado, ni es Navidad sin peceto para el Vitel Toné, ni en Reyes sin la rosca! Seamos inteligentes! No nos dejemos doblegar por las especulaciones del mercado! Hagamos como los italianos... suben las pastas? Empezamos a consumir arroz! No dejarnos manipular, hace que no se abusen de nosotros, que nos vean como consumidores inteligentes, independientes, no como mansos corderos, con los ojos redondos camino al matadero! Una empanada de pulpo $6 en vigilia? Muchas gracias! consumo lasagna!
Nos vimos deambular por las góndolas vacías de los super estos días , con los ojos vacios, reflejo del alma... como si la vida nos fuera en ese bife con lomo que no podemos conseguir... Con los bolsillos vaciados para pagar un kilo de carne picada fulera $12.
Solo cuando veamos el poder que tenemos como consumidores, como compradores, como clientes, podremos tener un mercado abastecido, con precios que se regulen solos. Cuando nos respetamos y aprendamos el valor de la palabra NO, vamos a conseguir que nos respeten.

1 comentario:

  1. Una vez más, Trix, compartimos el pensamiento. Si bien yo nunca hago las compras, sé que no me dejaría vencer por las presiones... bah, nunca lo hago, pero me parece que en este caso, no hacerlo, además, tiene un objetivo solidario y de conciencia, porque si todos nos unimos en contra de la manipulación, seguro los resultados serían distintos!
    Muy acertado todo el comentario! Me encantó.
    Besos Pop

    María

    ResponderEliminar