martes, 20 de enero de 2009

Club del progreso


En un edificio absolutamente exquisito, del año 1852, con un patio increíble que es un oasis en la ciudad, mobiliario de época, chimeneas de mármol, marqueterie... un placer de elegancia decadente para deleitarse. Si bien falta un poco de mantenimiento se deja pasar el detalle por sentirse un visitante de la historia ganadera, opulenta y oligarca de este país.
EL servicio es atento, aunque un tanto desbordado. 3 camareros atienden el salón principal y uno chiquito adyacente.
La carta está muy bien armada y el menú del mediodía es muy conveniente. Por $35 ofrecen entrada (sopa de remolachas, ó tomate relleno u otra opción) un principal que puede ser pesca del día a la plancha, pechuga a la plancha o entraña con guarnición (ensalada verde, o de tomate o de zanahorias) también se puede optar por $9 por cambiar la guarnición a papas fritas, puré o unos exquisitos vegetales salteados) y postre (panqueque de dulce de leche, helado o flan) más una bebida. La panera es muy buena: panes negros con girasol encima, pancitos blancos caseros y calentitos y carta de música de polenta.

Mi puntaje: 7

Sarmiento 1334

3 comentarios:

  1. ..Otro lugar para anotar..
    Posiblemente en marzo ande por alla y pueda probar algunas de sus sugerencias Trix

    ResponderEliminar
  2. Que bueno! quizas hast apodamos compartir un almuerzo!
    besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno.. esa es la idea Trix.. un lugar tranquilo donde charlar un selecto grupo de gente del palo.. ;)
    Vaya buscando... se lo dejo en sus manos...

    ResponderEliminar