lunes, 13 de octubre de 2008

Italpast (Campana)


Ya llevaba más de 5 años, en la esperanza de alguna vez, por hacer los 70 km. que nos separan de la ciudad de Campana, para ir a conocer el restaurant de Pedro Picciau, especializado en cocina de la región sarda, multipremiado, con decenas de notas en revistas y recomendados varios que cuelgan enmarcados de las paredes. Es restó recomendado con una estrella Lan Chile, es ganador del premio "Lugares" es un infaltable en los recomendados de Alicia Delgado...
La decoración de entre tradicional y modernosa, con espacios que no terminan de armonizar totalmente entre si, como todo aquello que va creciendo con el tiempo y adosando diferentes locaciones. Desde una barra donde el hermano del dueño almuerza mientras adiciona y charla con los clientes habitués, hasta baños ultramodernos... desde la nonna que se pasea a la vista y amasa, hasta extrañas esculturas...
El servicio se ve desbordado por el público del mediodía, que proviene casi en su totalidad de turistas o ejecutivos de Siderca y demás plantas industriales de mucho prestigio de la zona. Los fines de semana, propios y ajenos se agolpan durante horas para ocupar una mesa.
La comida es sencilla, casera, sin estridencias, con repetición de ingredientes en la mayoría de los platos, figura el plato emblema con el que el patrón ganó el festival de cocina de Cerdeña, unos tortelloni a la manteca. Hay una honestidad que se traduce en cada detalle... y eso se valora.
La carta no es larga, pero si tiene un apartado para cada tipo de comida, todo es tradicional, todo es casero. La panera podría (y debería) ser más interesante que simples rodajas de pan blanco, lo mismo que la tostada apenas untada con aceite de oliva y las 2 aceitunas por comensal que integran el cubierto ($5). Probamos un carpaccio exquisito, fresquísimo, con el aderezo justo, con los sabores en armonía, liviano y tentador ($22). Los sorrentinos de ricotta, muzzarella y jamón con crema de hongos ($27) y los canelones de verdura y ricotta con salsa blanca y filetto ($26) etéreos, delicados, totalmente equilibrados. De postre el flan casero a la naranja ($12) cerró muy bien el conjunto. Un riquísimo café Lavazza ($6) coronó un mediodía distinto.
Es bueno, todo es rico... de todos modos me queda la duda, de si la leyenda no creció desmesurada, como aquellas del boca a boca y el snobismo... no justifica 150 km. en viaje exclusivo, pero corona bien un paseo por esos lares. Hay rotisería y fábrica de pastas en la esquina, y shop de productos italianos como pastas De Cecco y aceites itálicos.
Cuenta con una cava con mesa exclusiva.

Mi puntaje: 8,5

Dellepiane y Berutti, Campana.



1 comentario:

  1. ..Ni siquiera "Londres" el prestigiosisimo restaurant del famosisismo Cheff Ramsey merece la pena que haga las millas hasta Los Angeles..
    No hay restaurant que valga la pena.. justamente parte del encanto es encontrarse el lugar "casualmente" y descubrir que es espectacular...

    ResponderEliminar