viernes, 1 de abril de 2011

El Desnivel

Si quieren, no lean para abajo, les adelanto desde ahora: este lugar es una porquería impresentable, con un marketing fogoneado vaya uno a saber por que mente perversa, sucio, mal atendido y con mala mercadería. Mi puntaje va a ser un 4... ó 4,50 si no estoy tan fastidiada cuando termine de escribir!
Ahora sí, vamos a lo formal:

El lugar se encuentra sobre la calle Defensa, en una de las cuadras más interesantes y llenas de puestos de todo San Telmo, es una especie de sitio informe al que le han ido agregando pedazos y pedazos y salones y salones a continuación de la continuación, todo horroroso, todo desprolijo, todo mal puesto. 

Los baños quedan a 2 cuadras de la entrada y parece que seguirán agregando espacio hasta llegar a Independencia. Adelante tienen la parrilla según la cara del cliente y cuan habitué o extranjero sea, le puede tocar "ahisito nomás" o en los confines del desarraigo.
No hay manteles, la (LA, osea, 1 y de paquete de esos de 140 de los supermercados) servilleta viene enrollando los cubiertos, no dan nada de nada y todo es una roña y tienen el tupé de cobrarte $4 de servicio de mesa. Servicio? que servicio? Nosotros arrimamos las mesas para tener espacio, nos trajimos cubiertos que estaban en otras mesas, el chimichurri lo buscamos de al lado de la parrilla, los vasos los rogamos a los brasileños de al lado y el pan... fue el que nos donaron después de comer (Y acá SI que se nota que la propina de los turistas es en otras monedas, porque a los extranjeros, faltaba que los mozos se los sentaran en upa para explicarles que es una empanada o un chorizo...)

Pedimos un chorizo ($8) que estaba muy bueno, pura carne de cerdo con aroma a cerdo joven y carne compacta. Una porción de vacío ($39) chamuscado por fuera de animal grande, super grasoso (tanto que los jugos en el plato hicieron esas costras blancas que parecen de vela). Unas papas fritas ($14) ricas, caseritas, de bastón grueso. Y una ensalada mixta de radicheta ($18) horrenda, incomible, con los vegetales cortados hace décadas languideciendo seguramente cerca del horno. Hay gaseosas de 1,5 lt. El flan que  vi pasar parecía rico y abundante. Lo que ellos llaman tiramisú (lo pidieron los incautos de al lado) era como unos trozos de goma espuma apilados y secos... así fue que a los 3 bocados abandonaron el postre y la mesa...
Cuando llega la cuenta, viene traducida en euros, reales y dólares y ahí se entiende todo! la gente va una vez y se vuelve a su país... con la idea de las parrillas en Buenos Aires son lugares mugrosos, abandonados con carne de mala calidad y atención rústica.
Una buena: en una caja con las tapas arrancadas, meten las tapitas de las gaseosas para el Garraham.

Mi puntaje: 3,5 (no quiero darles un generoso 4)

Defensa 855 (para masoquistas que decidan desoír mi consejo)

2 comentarios:

  1. Estos tipos deben haber tenido la suerte de que alguna guia de turismo sobre Bs As, tipo Lonely Planet, le haya hecho una receña. Sino, no veo el porque de tantos turistas. Porque la relación turista/gaucho es altísima. Y en San Telmo está lleno de lugares así, pero ninguno con tanto extranjero.

    Suerte que le dicen...

    ResponderEliminar
  2. La verdad que fuiste muy valiente en animarte a pedir una ensalada de radicheta en el Desnivel. Como ex vecino de San Telmo puedo afirmar que es el lugar mas sobrevalorado y donde peor comes en el barrio y por sobretodo donde peor te tratan... En fin quizas entiendan que eso es folklorico pero para mi es una falta de respeto. Un beso !!!

    ResponderEliminar