lunes, 7 de julio de 2008

Cuando el maltrato, es parte del juego

Vamos a esos lugares, donde sabemos que seremos mal atendidos, total y sistemáticamente. Que nos tirarán con los platos, nos pondrán los ojos en blanco, o nos apurarán para elegir de la carta. Donde el mozo no sonríe, te trata mal o te dice simplemente "no le voy a traer queso, para que arruine la paella" (típico de España) Indignado, y con cara de "lo esperaría en la esquina... si Ud. valiera la pena".
Nos sometemos por placer, porque la comida es genial, o porque simplemente, es la mística del lugar, como en la mayoría de bodegones, o quizás porque les sobran los clientes y amamos su pizza, como en "El cuartito".
Lo irónico, o lo tranquilizador, es que el servicio es parejo, es malo y punto, no es amable, y casi a cara de perro, si pedís 2 veces hielo, te asesinan con la mirada, y obvio, ni se molestan en traértelo! Tienen cosas más importantes que hacer, como maltratar a los de la mesa de al lado!
Típico del barrio chino, el maltrato es uniforme, los platos llegan a destiempo, los manteles son de papel, los camareros viven histéricos, los gritos entre cocina y salón, son le ruido habitual, y todo pedido que vaya por fuera de lo básico, será repelido debidamente por el personal de salón.
Pero vamos... y seguimos frecuentando esos lugares, tienen su mística, tienen su magia. No es lo mismo que un restó fashion con un camarero en mal dia, porque esto es honesto, es parejo, es habitual, y en su transparencia, te dan la opción de ir o no... pero no te engañan.

2 comentarios:

  1. Tengo una teoría. Podemos pensar en un todo (lugar, música, vajilla, mozos, luz, comida, etc) y así valorar un "momento". Otra postura es valorar el "producto". Del mismo modo que un cuadro de Picasso es bueno con independencia de que él era una mala persona. Hay lugares en los que quiero buena comida, aunque tarde mucho. Y por otro lado no quiero la estúpida moza sonriente que no sabe qué lleva la maryland. Son gustos y decisiones. Beso. J (qué descansito que te tomaste del 21 al 7)

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es ir sabiendo tanto l oq vamos a buscar, como lo q vamos a padecer... entonces si, todo vale. Lo malo es el engaño, la cosa q aparenta ser de un modo y oh! es completamente diferente! ;)

    besotes Juli

    pd. a veces tengo un parate, no es publicar por publicar tampoco! ;)

    ResponderEliminar