martes, 8 de enero de 2013

La Pasiva

Cruza la orilla, la tan famosa chivitería uruguaya para instalarse en le corazón de la porteñidad, la avenida Corrientes. Originalmente un local de venta de panchos, su logo durante años ,tenía un niño rubicundo sentado en un barril, comiendo de estos. 
En un local super amplio, donde funcionaba una disquería hace años, pusieron su primer local con la estética y el menú característico. Mesas de fórmica, sillas de madera clara, televisores por doquier, servilletas de papel y cubiertos que llegan a la mesa envueltos en las mismas. 

El servicio es rapidísimo, atento, expectante y práctico, se adelanta a las necesidades para no perder ritmo, pues siempre la cola invade la vereda, aunque el salón es gigante. Vestidos de un modo que no se ve hace años por estas orillas, se mueven como un ballet.

El menú tiene todos los clásicos que nos recuerdan a Di Pappo: obvio y ante todo: panchos! también pizza cuadrada, frituras, cervezas tiradas, grandes postres, ensaladas sencillas y sandwichs desmesurados, siendo estos últimos de pechuga de pollo o de lomito (cuadril quizás?) acompañados con simple lechuga y tomate o propuestas q se van complicando con huevos, panceta y una larga lista de etceteras, acompañados con papas fritas congeladas, puede elegirse comer al pan o al plato, de todos modos, necesitará cubiertos! feo café... mejor tomarlo en un sitio más acogedor!
Promedio por persona $70

Mi puntaje : 6,5

Corrientes 1743 

2 comentarios:

  1. Buena nota, veo que no solo te has convertido en una excelente cocinera sino en una critica asertiva y provocadora.

    ResponderEliminar
  2. Buena nota, veo que ademas de una excelente cocinera te has convertido en una notera asertiva y provocadora.

    ResponderEliminar