lunes, 2 de junio de 2008

Celebrar la vida

"Celebra la vida... celebra la vida..." no se de quién es este tema, pero ahora me viene a la cabeza, por algunas cosas tristes que pasaron el fin de semana. Seguramente hay muchas maneras de celebrar la vida... viajar, reir, querer, compartir. Este blog es de cocina y de comidas, y hacia allá voy con esta reflexión, pues no puedo salirme del tema, no es justo para quien me lee, para quienes me siguen y para los que no entenderían que tiene q ver, si no.
Celebrar la vida, para mi, y en la mirada de este blog, es poner el mejor mantel, las copas mas lindas, los platos del juego, poner música, encender la estufa, esperar amigos... cocinarles rico, si es lo que les gusta comer, mejor. Compartir, dar Amor, yo no conozco mejores maneras de mimar que a través de la comida, es mi medio, es mi moneda de intercambio, te quiero, te doy de comer, te recibo en mi casa, te agasajo. Abro un buen vino, lo compartimos y divagamos... no se me ocurre un plan mejor. Que los platos se vacíen, que me pidan bises... que traten de sonsacarme la receta...
Vengo de una familia donde todo transcurre y transcurrió y transcurrirá, en torno a la mesa, nada de teles encendidas a la hora de las comidas, mejor compartir, mirarse, encontrarse, contarse los sucesos del dia. Vamos creando identidad familiar, a través de los sabores, de los platos inventados, de los nuevos, de los clásicos, de los rescatados de antiguos libros de cocina. Mi hija siempre me pregunta: "lo hiciste con Amor, mamá?" y se lo come más contenta, y yo siento que la nutre más, que la alimenta... que le lleno el alma, para que el dia de mañana, me recuerde, a través de los sabores y olores de su infancia. Que sus recuerdos sean de mesas grandes y cubiertos lindos, de ceremonias en torno a la mesa, y al juntarse con las personas queridas.
Desde el pulpo a la gallega de mi abuelo Saladino, hasta las torres gigantes de panqueques de mi abuela Lola, los asados de papá, los agnolottis de mamá... celebraciones de todo tipo, agasajos, momentos con amigos, todo empieza alrededor de una mesa. Navidades, cumpleaños, cenas etnicas, wines testing... La comida predispone, crea climas, acerca. Es un gran código compartido, un lugar neutro, una fiesta.
Probablemente no hay que ser hiper cercano de una persona, para que su desaparición nos afecte, nos mueva y nos commueva. Por momentos, por fotos, por recuerdos, por la motorización de lo que a cada uno le pasa, y de como cada uno mira y se para ante la vida. Asi que propiciemos el encuentro, compartamos la mesa, compartamos las risas, hagamos anécdotas, recuerdos para más adelante. Celebremos la vida.

(Para juan, q se fue, y de alguna manera dejó huellas hasta en mi, y para Fede, q lo quiero y lo acompaño en este momento)

4 comentarios:

  1. Querida Trix:
    qué difíciles son los momentos de pérdida. Nada que nos puedan decir nos reconforta en la misma medida de lo que nos duele. Sin embargo, está bueno ver en estos instantes lo efímero que es todo, y tratar de celebrar la vida al máximo, y sí, comer juntos es una de las formas que nuestra tradición europea nos ha dejado de hacerlo. Así que brindo por las comidas compartidas con los que ya no están, brindo por juntarse alrededor de una mesa a recordarlos, y a celebrar la vida con los que quedan.
    Besos y cariños
    Reina

    ResponderEliminar
  2. Me hiciste llorar!!
    Para los que crecimos en torno a los sabores y olores de ntras. madres o abuelas/os es normal que esos olores y sabores y esos momentos compartidos se nos vengan a la mente en situaciones como estas que pasaste.
    Nunca me voy a olvidar del aroma a esencia de azahar del pan dulce de mamá, ni de las facturas del domingo que ella le preparaba a papá cuando volvia de la cancha...Simplemente me trasladan y me hacen dar cuenta que la vida es más simple de lo que todos creemos.
    Te Quieroo

    ResponderEliminar
  3. Qué increíble que escribieras este post un día antes de todo lo que me pasó... y que sea otra amiga maravillosa como Vos, la que me enviara un ppt con este tema de Axel, no sé si será un buen cantante pero logró transmitir un mensaje hermoso.
    tqm! gracias por estar ;=)

    ResponderEliminar
  4. Que hermoso lo que escribiste Trixie, tan intenso y tierno a la vez.
    Definitivamente, desde que mi Mama se fue al infinito, como si fuera poca perdida, se perdieron tambien todos los aromas de su cocina, los sabores de sus platos; los hago exactamente como me los enseño pero nunca me salen igual.gggrrrrrr!!!!!
    Lo que no se perdio es la reunion alrededor de la mesa, el pan calentito, la charla eterna; cada vez hay mas niños en la mesa, que supongo que seguiran con el ritual, sera cuestion de pasarles la posta y confiar en que cuiden nuestro tesoro.
    Te mando un beso grande.
    paulaMM.

    ResponderEliminar