viernes, 17 de julio de 2009

Sipán


Otro peruano fashion y con onda, con buena comida y barra de tragos. A mitad de camino entre Osaka y Primavera trujillana, con menos concepto que el primero y más oriental que el segundo.
En los pasillos (asi como lo leen) de una galería, sale por Paraguay por Florida y si no mirás para adentro, jamás descubrirías un restaurant ahí. Ocupan 2 locales devenidos en salones y en el mismísimo pasillo tienen también instaladas unas mesas... hacen bien, Sipán se llena a tope, todos los mediodías.
El servicio es despersonalizado, a tal punto que los mozos rotan por las mesas y muchas veces repiten la toma del pedido o desorientan bajando platos en mesas que no corresponde. Así y todo, con paciencia uno logra comer rico en Sipán.

La comida es sabrosa, flagrante, tentadora. Los platos son muy abundantes y se pueden compartir. De hecho ellos sugieren 2 entradas y luego un principal cada 2.
Pedimos el ceviche mixto ($54) un gran plato de pescados y mariscos fresquisimos, con el aderezo justo (que terminan de incorporar ya en la mesa). Los anticuchos ($35) que salen con papas a la parrilla, un tanto fuertes en el sabor pero muy bien logrados. Y probamos la chifa de pollo ($46) muy agradable al paladar y con un dejo de aceite de sésamo más que interesante. De postre una imperdible ($17) mousse de mango, con trocitos de la fruta fresca y almendras caramelizadas, realmente increíble... tanto que uno se hace el propósito de pasar y disfrutarla aunque sea de parado en la barra.
La experiencia es buena, el lugar es simpático y bastante cómodo, aunque las mesas están bastante cerca.

Mi puntaje: 8


1 comentario:

  1. Yo fui. Se come rico. Pero el servicio es muy despersonalizado. y la verdad esto de que los baños sean rojos y negros mmmm no me gusta.
    Lo que no me gusta es que os rolls son demasiado grandes y entonces ante la incomodidad del tamaño se pierde todo lo grandioso que es el sushi de ahí.

    Prefiero osaka es un poco más íntimo.

    ResponderEliminar